Desde hace años el sector de la restauración ha ido sufriendo cambios, adaptándose a las nuevas necesidades y en ocasiones obligado a implantar las tendencias de consumo, a fecha de hoy, se encuentra en plena fase de reconversión. Con una reducción significativa en términos de presencia, los bares han ido dando el relevo a restaurantes y caterings, que han sabido modernizarse, ampliar su oferta gastronómica y ofrecer nuevos servicios, dando lugar a una nueva concepción del sector.